RECORDANDO LOS LUGARES DONDE TRABAJE


Como la mayoría de hijo de familia no pudiente, mis padres me enseñaron a trabajar desde muy chico -si les hice caso o no es otro cantar- así que en las vacaciones de 4º a 5º grado me consiguieron trabajo en el almacen "La Patria" de don Carmelo Cambareri, allí estuve junto a Mingo y Pedro Cambareri, que en ese tiempo ayudaban a don Carmelo en el almacen.
Ese fué mi primer trabajo y no la pase muy mal, aprendí que un kilo son mil gramos, que una docena son doce y que no valen lo mismo los huevos blancos que los de color.
En las vacaciones de 5º a 6º mis padres lograron para mi un ascenso, fuí a trabajar a la fábrica de fideos de Adamini Hnos., mis compañeros de tarea fueron Pepe de La Plaza, Mosconi y Diez.
¡Como me hubiese gustado hoy tener una foto del primer dia en la fábrica! Ni bien entramos a la mañana me pusieron frente a una mole de fierros enorme y me dijeron: "en esa máquina, trabajás vos", en realidad era como estar parado frente a un dinosaurio, y siempre me pregunté porque lo hicieron, si la máquina de hacer los mostacholes era bien chiquita.
Desde aquellos días, hasta hoy no he probado más los fideos de paquete - si no se amasan en casa...no como.
Otros trabajos temporarios que tuve y que recuerdo son: Lavapiezas en el taller mecánico de Ramón Lizzi, Lijador de muebles en la fábrica que estaba en calle Ig. Coliqueo, donde estuvo la carpintería de Don Flexas, Con Chiche Garcia en el Mundo Plástico, donde se hacian jubilaciones y se llevaban las carpetas de la contabilidad de varios clientes y de pago de impuestos, Con los hermanos Caminos como peón de albañil, trabajo que duró mientras se construyeron las casas de Cacho Raffo y la "Negrita" Castilla.
Trabajé en la casa de remates feria de Forte y Mendizabal, junto a Raul Bacello, el "Chacra" Bonadeo, Juan C. Berruti, Don Jesús Fernandez Vidal, el "Negro" Monti y porsupuesto Don Forte y ese fué en realidad mi primer trabajo en serio.
Luego llegó el momento del servicio militar obligatorio (¡por Dios que falta le haría hoy a los chicos!), y al terminar el mismo me quedé en Bs. As. a trabajar junto a mi tio Alfredo en una concesionaria de automóviles DKW en el barrio de Caballito. Luego de un tiempo bastante prolongado volví a Los Toldos, tentado por un trabajo que me ofrecieron en la Municipalidad y que era ser bañero junto al "Vasco" Daniel Diez en el recién inaugurado Balneario Municipal, trabajo que mantuve durante dos temporadas junto a Don Ucin, Don Nievas, alguien a quien nombrabamos Don Pote y Don Arzuaga el encargado del Balneario.
Un dia en el propio balneario Don Salvador Lui me ofrece trabajar con ellos en la IKA y como no podía ser de otra manera le dije que sí pensando que el trabajo sería como lava piezas en el taller mecánico, pero grande fué mi sorpresa cuando lo que me ofrecía era trabajar en el mostrador de la parte repuestos.
Allí tuve de compañeros a Rafael Costanzo, Enrique Marsol, Nucha Ferrarelli, Miguel Lasa, Honorio Mansilla y Alberto Ogando, todos ellos en repuestos y además un grupo de muchachos en el taller mecánico. Cuatro años fué el tiempo que trabajé en la IKA-Renault de la Firma Lui Hnos.
Este trabajo en la Renault lo dejé para ingresar en la Policia y esto ocurrió en el año 1974 y continuó hasta el año 2000 en que me retiré, pero además y paralelamente a la Policia realicé durante diez años el trabajo de fotógrafo del periódico Tribuna y también me ocupé de la parte técnica de las radios de mi propiedad FM y AM Esperanza/Fenix en Los Toldos y AM Nuevo Mundo en Gral. Pinto. Tuve hijos, planté árboles y si bien no escribí un libro, aqui en Mendoza donde hoy vivo colaboré con poesias y cuentos en dos.


VOLVER